Uit, uit, golondrina (2019)

"El mar está conectado directamente con el cielo, no hay separación, es uno mismo. Tal vez al morir pasas por el para llegar a las estrellas"...

¿Cómo puedo comunicarme con el cielo?

Mi abuela no conoció el mar, al menos eso fue lo que me dijo algún día, le hubiera gustado mirarlo, pero creo que de alguna manera, y sin saberlo, lo admiró a la distancia. Formó muchas anécdotas en los ríos, como bañarse, lavar la ropa, días de campo al lado del cauce, sábados de Gloria mojándose con su agua. Tantas historias. Dicen que los ríos conectan con el océano, entonces, si toda esa agua logró llegar al mar, mi abuela, sin saberlo, lo conoció.

Mi Golondrina, escucho su canto (uit, uit), eres libre.

Busco objetos que el agua deja, los recreo escribiendo mi mensaje en cada puntada, vuelvo a colocarlos donde el líquido pueda tocarlos, así, mi nota podrá llegar lo más lejos.

No importa el tiempo ni la distancia, el agua siempre une a las personas.